Páginas vistas en total

15 de abril de 2014

DIY: SOPORTE DE SOBREMESA PARA LIBROS

Os he contado muchas veces que soy una gran aficionada a la lectura: no concibo mi vida sin una (o dos, o tres....) novelas entre manos y pienso que probablemente no hay nada tan agradable como despertar el fin de semana cuando ya no se tiene más sueño… y quedarse un ratito en la cama, sin prisas, leyendo el libro que se tenga entre manos en ese momento. 




Lo malo es cuando toca levantarse de la cama (al baño, a por el mando de la tele que reclama mi chico y misteriosamente ha acabado en el suelo de mi lado, a beber un poco de agua….) y entonces me encuentro con que no sé qué hacer con el libro. No me gusta doblar las hojas para marcarlas, y suelo perder los marcapáginas cuando más los necesito, así que….

 …. Hace un tiempo vi en una tienda online un soporte para libros muy mono, en forma de casita de madera. Cuando quise volver para comprarlo, no lo encontré. Se me ocurrió que algo tan simple podía hacerlo yo misma (y además me saldría mucho mas barato) y hoy os lo enseño, por si alguna se anima con la manualidad.




Como materia prima, en principio, solo se necesita un listón de madera grueso, tipo vigueta, de unos 30 cms (este es el sobrante de un trabajo de carpintería mucho mayor). Hay que marcar el centro de uno de los lados, y trazar una línea oblicua, dándole la inclinación que queramos.


Tal que así, por ejemplo.




A continuación se sujeta a la mesa de trabajo con una mordaza, o se coloca en una caja de ingletes, si queremos (y tenemos) y se corta con una sierra para madera. Yo usé una manual y aunque parezca lo contrario, no me llevó más de 10 minutos.


Conviene, y según necesidad, darle una mano de lija por todas las caras a ambas piezas resultantes, para que tengan un mejor acabado y no nos encontremos con astillas que puedan pinchar.



A continuación basta con unir las dos piezas, dándole forma de casita “convencional” o desplazándolas un poco una sobre la otra, como he hecho yo, para darle un aire diferente. Para ello se pueden usar diversos métodos, pero yo pienso que lo más cómodo y rápido es echar mano de un adhesivo de montaje.




Finalmente se pinta, si se quiere y como se quiera…. o se deja tal cual. Yo he elegido darle un par de manos de pintura en azul turquesa que tenía por casa



Y ya está! Un soporte de sobremesa para dejar nuestro libro cuando nos interrumpen a media lectura… que además es económico y tiene un punto decorativo. No os parece?


Yo lo he dejado tal cual, pero se podría customizar de muchísimas maneras: con diferentes tonos de pintura, añadiendo tachuelas, con washi tape, lunares adhesivos… Al gusto del propietario!!


Qué os parece? Pensáis como yo que puede ser un elemento muy útil? Alguna se anima con este pequeño trabajo de carpintería?



Besos a todas!!

6 comentarios:

  1. anda qué curioso! yo es que tengo libro electrónico así que no me sería útil pero para quien siga con libros de papel es una ideaza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo un ebook que es una maravilla.. Pero me resisto a abandonar por completo lis libros fisicos.
      Besos

      Eliminar
  2. Que buena idea! Yo que tengo muchísimos libros, algo así me vendría genial :)

    ResponderEliminar
  3. Woow, alucinada me quedo...¡¡qué idea!!, es buenísima, y con lo monas que quedan las casitas.

    Gracias guapa
    ana♥
    613materika

    ResponderEliminar
  4. yo lo vi hace tiempo y me pareció una buena idea, pero como ahora leo en ebook ya no me sirve jeje

    ResponderEliminar

Dispara ahora o calla para siempre!!