Páginas vistas en total

28 de abril de 2011

ACEITE DE ARGÁN MADE IN DELIPLÚS

Hola chiquillas!

Que tal va la semana? Yo después de pelearme largo y tendido para poder leer vuestros blogs en condiciones y comentaros (no sé si esto en condiciones, pero almenos lo mejor que puedo) esta semana estoy estrenandome con el Mozilla, que parece, ha superado las dificultades del Explorer al abrir cualquier página con extensión .blogspot.
Hay que ver como algunas cosas tienen soluciones tan tontas!! Creo que necesito urgentemente clases de informática..... pero bueno, no me extiendo mas, que ya sabeis que cuando me pongo...

El caso es que a estas alturas ya no es ninguna sorpresa que en Deliplús podemos encontrar una reducida pero interesante gama de productos de cuidado corporal con Aceite de Argán.  A mi me ha gustado tanto sus productos, que no puedo dejar de compartir mi impresión con vosotras.



Hace unos pocos meses apareció en los stands de la perfumería de Mercadona el Gel de Ducha de Argán para Pieles muy secas. No dudé ni un segundo en comprarlo, ya que el problema de la piel seca es una cruz para mi marido. 


Viene presentado en un bote de 500 ml, al precio habitual de los geles de ducha de la marca (que suelen salir mas baratos porque contienen 1 L de producto) 1.50€ si no recuerdo mal. Dentro nos encontramos un gel crema blanco, de espesor medio (ni muy denso ni muy ligero) con un aroma dulce y muy agradable. No os digo más que a mi en un primer momento me pareció que tenía un ligero aroma a chocolate blanco... la verdad es que huele de maravilla y su olor permanece durante un buen rato en la piel.

En contacto con el agua crea una espuma blanca y abundante, una de las más cremosas que he encontrado jamás en un gel de ducha. Resulta muy agradable de aplicar y muy suave para la piel, dejándola intensamente hidratada y nutrida en profundidad. No digo más que mi chico ha notado enseguida la diferencia.  Será porque además de aceite de Argán, está formulado con Soja y Manteca de Karité, muy conocida por sus propiedades hidratantes.




Yo lo utilizo en combinación con una esponja exfoliante suave, también de la misma marca, y para mí, forman un tándem ideal: la una retira suavemente las células muertas a la vez que el gel recupera la capa lipídica de la piel, dejándola tersa y suave. Para mí, que odio encremarme tras la ducha y son una perezosa patológica, es ideal porque prácticamente me permite prescindir de la hidratante corporal.



No obstante, soy consciente de la necesidad de usar una buena hidratante corporal, para mantener la piel joven y flexible durante mas tiempo. Así que antes de probar el gel de ducha, me hice con la Crema Nutritiva de la misma gama.




También viene presentada en el formato habitual de las cremas de la marca, en un tarro de 200 ml con tapa a rosca y pestaña protectora. Pero tiene una textura algo distinta a las demás cremas corporales: algo más densa y como más "gelatinosa".
A pesar de su densidad, se funde muy bien en contacto con la piel, extendiéndose con facilidad.  Al igual que el gel, tiene un aroma delicioso, aunque algo más intenso y también más duradero en la piel.



Se ha convertido con facilidad en mi crema favorita de la marca, porque no solo se absorbe con mucha facilidad, sino que no resulta nada pesada ni deja sensación grasa... y eso que puede hasta con las zonas mas secas!! Vamos, que más que provocar pereza, aplicar esta crema es una auténtica gozada!



Esta vez, Deliplús nos ha proporcionado una forma fácil y sobretodo económica de probar y disfrutar de las cualidades del argán en nuestra piel, algo que es muy de agradecer en estos tiempos.  

Vosotras, ya los habeis probado? Os gustan los productos con argán?


Un besazo enorme a todas!!

26 de abril de 2011

RECUERDOS COSMÉTICOS DE OTROS TIEMPOS

Hola hermosuras!!

Que tal vuestro maxi-puente de Semana Santa? En el mío ha habido tiempo para trabajar (no sé como, pero siempre me terminan buscando en fin de semana) descansar, estar con los amigos...

Hace un par de días andaba trasteando por casa de mi abuelita, vacía por desgracia desde hace ya muchos meses y en la que últimamente hemos estado haciendo algunas reformas. Encontré su "tocador" y entre botellas de colonia ya con posos y pañuelos de hilo bordados, me encontré estas dos joyitas....




Mi abuela no era una mujer aficionada a la cosmética, sino más bien una señora de campo, así que no me quiero imaginar cuanto tiempo habrá permanecido este colorete de Myrurgia en su poder....




Indagando un poco por la web, he encontrado esta imagen promocional, que data de 1948. No se sí podeis apreciarlo, pero el envase de la fotografía si no es el mismo, es muy parecido.


Bastó con abrir el tarrito para que me llegara ese caracterísitico olor empolvado de los cosméticos antiguos. Intenté lavar la esponjita aplicadora, para que recuperase su aspecto original, pero prácticamente se me deshizo entre los dedos, así que he desistido.


En el reverso, la cajita todavía conserva la etiqueta con el tono: "Arabesco".


 Que ha resultado ser un suave terracota con retazos melocotón. Suave y favorecedor, muy en la linea de la personalidad de su propietaria. 

No creais que voy a utilizarlo... nooo! Creedme, soy consciente de que caducó hace mucho. Mas bien lo voy a atesorar como recuerdo, quien sabe? Quizás lo hereden mis nietas...

Este otro producto puede que lo conozcais, si bien, en otro formato. El Farandol es un producto colorante para el cabello no permanente. Dicen que aporta muchísimo brillo al pelo, si bien se va en pocos lavados y puede llegar a desteñir.

 



Por las imágenes actuales del producto (he leído por ahí que todavía se vende en algunas tiendas de peluquería especializadas o en el Corte Inglés) que he encontrado por la web entiendo que en algún momento la marca L´Oreal lo absorbió.


Tampoco en este caso he conseguido ubicarlo en el tiempo con exactitud, pero viendo las fotos de mi infancia, he podido aproximarme al momento en que mi abuela dejó de teñirse el pelo y calculo que este tarrito puede tener entre 20 y 25 años.


Me sorprende que pasado ese tiempo lo guardase, todavía herméticamente cerrado (por si acaso no lo abro). Pero lo que realmente me enamoró de este tarrito fué su etiqueta, con un diseño tan vintage y femenino.


Estos pequeños hallazgos han conseguido que me sienta por un momento, como cuando era niña y trasteaba en el tocador de mi abuela y mi madre. Me alegra que no todos sus productos se hayan perdido en el tiempo y yo pueda conservarlos en honor suyo. Quiero poderme sentirme unida a ella por esa parte coqueta y femenina que compartimos todas las mujeres.

Algunas veces encontramos momentos especiales, conexiones imprevisibles en los objetos menos esperados, no os parece?

 Un besazo a todas!!